Pehuen Co y su historia

Actualidad 21/02/2021
Explorar0003

Por Romina Amarfil, Archivo Histórico Municipal de Punta Alta

   Pehuen Co en la actualidad es, sin duda, la atracción turística más importante del partido de Coronel Rosales, se halla ubicado hacia el sudeste del mismo, a 68 kilómetros de Punta Alta. Ocupa una superficie de 500 hectáreas, presentando un trazado urbano irregular, con todas las calles forestadas. Cuenta con más de 600 habitantes estables, delegación municipal, escuela, destacamento policial, bomberos, sala médica, sociedad de fomento, entre otras.

   Con sus bosques y playas, se transformó en el lugar ideal para disfrutar de la tranquilidad que brinda la naturaleza, de gran parte del sudoeste bonaerense.

Historia

   Aquellas tierras fueron recorridas por primera vez por el naturalista inglés Charles Darwin, en busca de restos fósiles y nuevos especímenes de flora y fauna, hacia 1832. Como consecuencia de ello realizó un importante hallazgo relacionado con la biología, al descubrir un arbusto desprovisto de hojas, que luego la comunidad científica denominaría Neosparton darwinii, vegetal endémico de la zona de Pehuen Co.

   En 1882 dichas tierras fueron adquiridas en remate público por el señor José María Bustos, quien luego las vendió a los hermanos Modesto y Avelino González Martínez. Esta familia residía en la estancia “El Palomar”, asentada cerca del río Sauce Grande y separada por unos 8 kilómetros de Pehuen Co, llamado en ese entonces simplemente “la playa” o “la costa”. Desde allí partían todos los veranos en un carruaje tirado por caballos, en un viaje lento y fatigoso pero lleno de expectativas y alegría.

   Años después llevaron una casilla rodante, de las que utilizaban las trilladoras de principios de siglo para alojar a la peonada, y también construyeron en la playa una “enramada” de madera y techo de paja. Ambas volvían a la estancia pasado el verano.

   Finalmente hacia 1929 don Avelino adquirió un camión Chevrolet adaptado para el transporte de pasajeros. Sentados  frente a frente, sobre tablones de madera, cabrían entre 12 y 14 personas y permitió, sin duda, que los viajes sean más cortos y más frecuentes.  Por aquellos años se sumarían los primeros veraneantes que instalaron carpas de lona año tras año hasta levantar finalmente unas casillas de madera y zinc con un local central con techo de paja vizcachera. “El campamento” fue el nombre con que se conocieron dichas instalaciones.

Bronceado 1-1-1994

Bronceado, enero de 1994

   Hacia 1936, al quedar don Avelino como único propietario de las tierras, se afianzó la idea de crear un balneario, inspirándose en un paraje de la costa  atlántica francesa llamado “Las Landas”, constituido por un inmenso arenal forestado con pinos, que de alguna manera le habían hecho recordar las dunas locales. Por ello contrató al urbanista Benito Carrasco, que con maestría, planificó la obra que luego habría de llevarse a la arena.

   Los primeros trabajos de fijación consistieron en cubrir los médanos con lienzos de lana o arpillera, sujetándose con estacas de tamariscos. Simultáneamente, al pie del médano, en la playa, se construyeron quinchos de olivillo para evitar el avance de las arenas. Posteriormente se agregaron sobre la línea de costa algunas filas de estacones de tamariscos. A la fijación sucedió la plantación de pinos y eucaliptos, formando un prematuro bosquecillo los primeros y arbolando las nuevas avenidas trazadas los segundos.

   Con todos los adelantos logrados había llegado el momento de darle un nombre a la villa. Se decidió utilizar el idioma araucano en reconocimiento a los antiguos habitantes del lugar y a través de una votación familiar se eligió “Pehuen”, que significa pino, y “Co”, agua.

revista reporte febrero 1974

Reporte, enero de 1974

   Con los planos presentados y el nombre propuesto el 16 de diciembre de 1948 la provincia de Buenos Aires aprobó su creación. Inmediatamente ingenieros y agrimensores comenzaron  a delimitar los primeros lotes y en febrero del año siguiente se firmaba el primer boleto compra-venta, a nombre del  Dr. Nicolás Murzio, al que le seguían los de Baioco, Calvo, Ballesteros, Antinori, De Toro, Durand, entre otros.

   Una de las primeras casas que se construyó fue la de Domingo Mateos, quien solía arribar a Pehuen Co en un pequeño avión de su propiedad, aterrizando en plena calle Brown. Quizás aquella aventura se debía al deseo de evitar encajadas en el camino aún no asfaltado que se dirigía al balneario.

   Al fallecer don Avelino en 1952, su esposa María Esther Larraghey y sus hijos María Esther, Avelino Cesar y Horacio Vicente continuaron con el proyecto. Se donaron terrenos para diversos usos al Ministerio de Asuntos Agrarios de la Provincia de Buenos Aires, donde se realizó un vivero; a la Municipalidad de Coronel Rosales y a la Universidad del Sur. A buen ritmo prosiguió la construcción de viviendas particulares tipo residencial, destacándose la llamada Casa Barco. En 1957 se inauguró el Cumelcan Hotel y posteriormente la arquitecta Beatriz Marsillán diseño la Capilla La Sagrada Familia.

   Son innumerables las actividades que se pueden realizar en la villa balnearia, pero sin dudas, uno de los principales está representado por la riqueza paleontológica que posee. Sobre la línea de costa se hallan importantes yacimientos, como Farola Monte Hermoso de aproximadamente 5 millones de antigüedad, la Playa del Barco de 16.000 años , Las Rocas de 12.000 años y la importantísima Reserva Natural Provincial Pehuen Co- Monte Hermoso, creada en el 2005 por ley nº 13.394, catalogada como reserva geológica, paleontológica y arqueológica, que han logrado despertar el interés de grandes paleólogos de todas partes del mundo.

   Con el correr del tiempo hemos visto como Pehuen Co, de ser una simple playa pasó a convertirse para muchos, en un paraíso que te invita a compartir la naturaleza a pleno.

Fuentes:

· BRÓNDOLO, Margarita y otros; "Geografía de Punta Alta y Partido de Coronel Rosales"; editorial UNS; Bahía Blanca; 2001.

· GONZÁLEZ MARTÍNEZ, Horacio; "El bosque junto al mar. Memorias de Pehuen Có"; editorial Harris y Cía. SRL; Bahía Blanca; 1996.

. www.archivodepunta.com.ar

· MARTEL, María Fernanda; "Pehuen Có: del desierto al vergel"; s/ed.; 2002.

· MUNICIPALIDAD DE CORONEL ROSALES; "Análisis de situación del Partido de Coronel Rosales"; s/ed.; 2000. 

Te puede interesar