Apoyo nacional para la recuperación y reactivación del ramal ferroviario

Actualidad 08/03/2021
Consenso Federal Coronel Rosales impulsa la iniciativa mediante su diputado Alejandro "Topo" Rodríguez, quien recientemente visitó la ciudad.
IMG-20210304-WA0076

   En el siglo XIX, el ferrocarril Sud (FCS), arribó con sus rieles a Bahía Blanca en el año 1884. También lo hicieron las compañías Buenos Aires al Pacífico (FCBAP) y Bahía Blanca al Noroeste (FCBBNO), confluyendo en una zona portuaria en plena expansión.

   Con el tiempo, Coronel Rosales se comunicaba con la región y con el resto del país mediante varias estaciones.

   Hacia mediados del siglo XX la frecuencia del sistema interurbano Punta Alta - Bahía Blanca fue indispensable como transporte de operarios, militares, empleados públicos y particulares.

   Pero entrada la década de 1960, la vida útil del material rodante se fue agotando y, con ello, varios ramales fueron levantados.

   Las políticas ferroviarias posteriores fueron determinantes en la racionalización y el achicamiento del sistema en esta parte del Sudoeste Bonaerense.

   En 1976 se suprimió el tren de pasajeros y un año más tarde se transfirió al Ferrocarril General Roca, la sección Pringles - Almirante Solier de 122 kilómetros. Inmediatamente fue suprimido como ramal improductivo por decreto del gobierno militar y por contarse con otras vías alternativas hacia Bahía Blanca.

   En 1985, una gran inundación afectó el tramo de Capitán Castro - Bajo Hondo.

   En el año 1991, por decreto 1144/91, el Poder Ejecutivo Nacional aprobó el contrato de concesión por 30 años a favor de Ferro Expreso Pampeano Sociedad Anónima.

   Este contrato incluyó en su trazado ferroviario la explotación del tramo Bahía Blanca – Punta Alta.

   El recorrido se desactivó por completo en los primeros tres años, siendo el área de influencia tanto para el transporte de carga como de pasajeros, muy trascendente para la competencia y el desarrollo económico de la región.

   La conexión con la Base Naval Puerto Belgrano, por el ámbito laboral y militar, y la confluencia con la zona portuaria posicionaron al ferrocarril como un medio de vital importancia para el desarrollo y el crecimiento zonal.

   Actualmente, este tramo ferroviario desactivado desde hace más de 25 años, se encuentra en un estado general de considerable abandono, pero con posibilidades de rescatar el trazado.

IMG-20210304-WA0072

IMG-20210304-WA0078   Sobre esta idea, y ante el vencimiento de la concesión a la empresa Ferro Expreso Pampeano S.A. (FEPSA), desde Consenso Federal Coronel Rosales se aspira a que el servicio pase a manos del Estado Nacional para su recuperación y reactivación.

   Para ello, cuentan con el apoyo del diputado nacional Alejandro "Topo" Rodríguez, mediante quien cumplieron el objetivo de plantear la importancia del tema en el Congreso Nacional.

   De esta manera, se pretende que la Honorable Cámara de Diputados de la Nación declare de Interés "la recuperación y reactivación del ramal ferroviario Bahía Blanca – Punta Alta, tanto del servicio de pasajeros como de carga, en el marco de una política de desarrollo, que impulse el crecimiento estratégico regional", dice la nota del legislador -quien recientemente visitó Punta Alta- del citado espacio político impulsado por el economista Roberto Lavagna.

   "Pretendemos las iniciativas legislativas que posibiliten la desafectación, respecto a los corredores ferroviarios de carga que opera la empresa FEPSA y que fueran otorgados por medio del Contrato de Concesión aprobado por Decreto PEN N° 1144/1991; de los ramales Bahía Blanca – Almirante Solier y Almirante Solier – Coronel Pringles; para que los mismos queden nuevamente bajo la administración del Estado Nacional", dijo el profesor Ariel Ramírez, miembro de Consenso Federal en este medio.

   

Te puede interesar